3 de febrero de 2008 :: Edición 277

Sociedad

Elisa, no te olvidaré...

El tema que la mayoría de los panameños conoce como ‘Elisa’ dura casi 17 minutos. En realidad no es la canción más larga que se ha compuesto en Panamá, sino un popurrí de siete piezas.

Roxana Muñoz

La canción despierta recuerdos entre quienes crecieron escuchándola.
Arcadio Molinar grabó el popurrí que muchos conocen como ‘Elisa’ en 1973.
"Esa muchacha te tuvo suave, ¿verdad?”. Esa pregunta la ha escuchado Arcadio Molinar repetidas veces con respecto a la mujer que le inspiró una de sus canciones más famosas. Aunque él aclara que Elisa es en realidad la esposa del compositor del tema, a muchos no les convence esa respuesta. “Tuvo que ser una novia tuya”, le insisten.

La popular canción de la época de los combos nacionales que brillaron entre los años de 1960 y 1970, sigue sonando. Tres décadas después es coreada y a veces bailada en ferias, fiestas familiares, casinos y carnavales. Eso sí, suele ser la última música de la velada. Cuando suena Elisa los invitados saben que la fiesta llegó a su fin.

El colonense Arcadio Molinar no recuerda hace cuántos años entró en contacto con el tema. Por aquellos días cantaba en un grupo de Colón, Los Audaces. Fernando Huc, también colonense, quien admiraba su tono de voz, lo invitó a su casa y le habló de una canción que había compuesto para su esposa y quería que él la cantara. “Me presentó a su esposa llamada Elisa, luego agarró su guitarra y empezó a cantar el tema”.

Molinar la incorporó a su repertorio, pero la mejor hora de Elisa estaba por llegar cuando se convertiría en un popurrí.

El destino de la canción pudo ser distinto. Fernando Huc, quien vive ahora en Miami Estados Unidos, contó en una entrevista a un portal de Miami en la internet en el año 2005 que este tema iba a ser originalmente grabado por Benancio Romero (el mismo que canta El Cojo y la Muleta), pero cuando ya estaba casi todo listo, tuvo que mudarse de Panamá, así que la canción pasó a Arcadio.

33 años del popurrí

El tema que la mayoría de los panameños conoce como Elisa dura casi 17 minutos. En realidad no es la canción más larga que se ha compuesto en Panamá, sino un popurrí de siete piezas.

En 1973, Rodrigo Tamayo, de Discos Tamayo, le propuso a Los Mozambiques —con quienes cantaba Molinar entonces— grabar un disco e incluir un popurrí musical. “Tú escoges las canciones”, le dijo Tamayo a Molinar. Él eligió: Elisa, Cariño, Siempre seré para ti, Lo que pasó pasó, Gota de Rocío, Bajeza, Reina Elizabeth. La primera canción es Elisa y solo dura dos minutos, la gente terminó por reconocer el popurrí con ese nombre.

Arcadio, quien proviene de una familia de músicos, no sabe por qué la canción gusta tanto. Lo que sí sabe es que darle voz al popurrí requiere de mucho esfuerzo, después de hacerlo queda exhausto, por eso sólo la interpreta al final “porque la canto y paro de cantar”.

En los últimos años, Gerardo Monchi Lucas, otra estrella de los combos nacionales, ha acompañado a Arcadio Molinar en varias presentaciones donde la gente pide la canción.

Algunos de los artistas de combos siguen trabajando musicalmente, aunque no con los grupos con que se hicieron famosos (Arcadio llegó a cantar también con Los Sui Géneris y Los Strangers).

Monchi Lucas ha cantado Elisa en presentaciones donde no está Arcadio, y al igual que su colega, se lo piensa: “Es duro cantarla es una canción larga, tiene varios temas varios cambios de tonalidades”.

Tanto Monchi Lucas como Arcadio recuerdan haber estado en tarimas de Carnaval, años atrás, y haber emocionado a la gente con esta pieza musical, tal vez la única balada que se puede tocar en un Carnaval.

Recuerda Monchi Lucas que una vez cantó en un casino en Santiago de Veraguas donde le pidieron la canción. Esa noche le costó poner su voz para Elisa, “pero al final se siente bien, saber que puedes cantarla y ver la reacción del público”.

Hay gente que se les acerca para decirle: “con esa canción me enamoré” o “es la canción que más le gustaba a mis papás”. Es un tema que disfrutan mucho los que van en pareja, y las mujeres, tal vez por el tono romántico de la pieza.

Arcadio Molinar y Monchi Lucas recuerdan haber estado en tarimas de Carnaval, hace tres o cuatro años, y sentir la emoción de la gente cuando empiezan a cantar ese tema. Para ellos es una sorpresa que veinteañeros se la sepan.

Arcadio ha pensado volver a grabar el popurrí, pero lo detiene el pensar que el disco que él ponga a la venta mañana, pasado mañana lo vendan en el semáforo, como copia pirata, a un dólar.

El clásico

Antonio Berrío es un dj que empezó en el oficio de poner discos en fiestas en los años 90. Recuerda haber escuchado el popurrí de Elisa cuando era muy niño, entonces ya era una canción de antes. Como muchos de los temas de los combos nacionales, se hizo popular en las llamadas fiestas de night of fun.

Estas canciones se escuchaban mucho en las radios y en programas dedicados a estos grupos nacionales, pero según Berrío, también siguieron escuchándose porque los conductores de buses las grababan para ponerlas en el bus y los pasajeros las escuchaban.

Berrío, como dj en fiestas y casinos, coloca esta canción después de haber medido el ambiente o en el caso de que se la pidan. “No es un tema para ponerlo al inicio de la fiesta, sino cuando el ambiente está en su punto”. En una celebración de personas de mediana edad es una canción que la gente sale a bailar, pero en un casino, donde la gente no va a bailar, es un tema ideal porque es para cantar, las personas lo disfrutan, igual pasa con la canción El toro y la luna.

Mucha gente nada más se sabe el corito, piensa Berrío, pero se lo gozan y a muchos les trae recuerdos.

Elisa

Elisa, no te olvidaré
tu nombre lo llevo grabado
mi alma así lo ha soñado
desde el día en que te besé.
Elisa, siempre te amaré
mi amor nació siendo tuyo
e hiciste a un lado mi orgullo
porque tú no me supiste querer.
Elisa, bésame otra vez
bríndame tus caricias y relajos
que tu risa alegre me ha turbado
y con amor yo a ti siempre te querré
y con amor yo a ti siempre te querré.

Autor: Fernando Huc


 
 
Derechos Reservados 2008
Corporación La Prensa