14 de septiembre de 2008 :: Edición 309

Escenario

Brooke Alfaro, de vuelta

El artista panameño retorna al lienzo después de ocho años en los que se involucró con el videoarte.


Dentro de las actividades de la VIII Bienal de Arte de Panamá se presenta obra reciente del pintor Brooke Alfaro en la sede administrativa del Museo de la Biodiversidad, ubicado en el antiguo Club de Oficiales de Amador.

Como señala Mónica Kupfer, crítica de arte, hace ocho años Alfaro (1949) “sorprendió al público cuando repentinamente dejó la pintura para dedicarse al videoarte. Aprendió a filmar y a editar, y creó obras insólitas, en muchos casos chocantes, con las que ha sido premiado en certámenes internacionales”.

Alfaro ha vuelto al lienzo, y la Bienal de Arte “se honra en presentar sus primeras pinturas de este nuevo siglo: retratos, paisajes naturales y escenarios imaginados que muestran un hilo conductor con su producción anterior, pero también atestiguan una renovada búsqueda y relación con la pintura”.

Agrega Kupfer que como punto de partida está “una gran barca cargada de gente de todo tipo en un mar violento que el artista inició en los años 90, pero terminó recientemente. Le siguen paisajes más o menos naturales que en algunos casos representan una lucha expresionista entre el cielo y el follaje y, en otros, sirve como escenario para los seres humanos”.


 
 
Derechos Reservados 2008
Corporación La Prensa